3 razones para llevar a tu bebé con el urólogo

Dagoberto Molina · 30 agosto, 2016

Aunque no lo creas, no tienes que esperar a que tenga 30 para llevarlo.

Dicen que el urólogo es para hombres que pasan de los 30 o 40. ¿Entonces por qué tendrías que llevar a tu recién nacido con él? Por estas tres razones:

Circuncisión

Los primeros en aplicarla fueron los egipcios hace seis mil años. Como práctica mundial surgió en el siglo 19, siendo la cirugía que más se hace en Estados Unidos, y consiste en retirar quirúrgcamente el prepucio, la piel que cubre el glande (cabeza del pene) para evitar problemas en la salud del bebé. Cuando esta cirugía la realiza un urólogo experto, es seguro, sencillo, no tiene consecuencias y mejora en buena medida la calidad de vida del niño.

Para hacer la circuncisión hay tres formas:

  • Técnica de campana. En los niños recién nacidos se recomienda realizarla con esta técnica que consiste en colocar un instrumento en forma de campana sobre el glande colocando un hilo en su base y retirando la piel sobrante
  • Pinza de Mögan. Se hace con una pinza diseñada especialmente para ésta cirugía sin colocar ningún tipo de hilo ya que la misma pinza permite retirar la piel con un solo corte nítido.
  • Técnica tradicional. Se corta el prepucio suturando la piel con un material que permite su degradación natural ahorrando la necesidad de retirar los puntos posteriormente.

Sus ventajas son:
a) Previene las infecciones del glande.
b) Reduce el riesgo de presentar cáncer de pene.
c) Disminuye el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.
d) Reduce la incidencia de infecciones de vías urinarias en los varones hasta 10 veces.

Las desventajas:
a) Alteraciones psicológicas en algunos niños por sentimiento de mutilación.
b) Trastornos familiares en cuanto a ideología y costumbres.

Varicocele

Es una afección que se caracteriza por la dilatación varicosa de las venas que drenan los testículos. Se da en un 15 a 20% de los hombres y en un 40% de los hombres infértiles. Se diagnostica entre los 15 y 25 años e incluso antes. La mayoría de los casos son extratesticulares, aunque en un 2% se presenta intratesticular. Las venas que más se afectan son las del lado izquierdo, aunque puede darse también en el derecho o en ambos lados.

En la mayoría de los casos el varicocele no tiene síntomas evidentes. Un niño puede crecer sin darse cuenta de que lo tiene, y es hasta que se le hace un examen físico, como el que piden ciertas empresas y en l servicio militar que muchos adolescentes descubren la enfermedad.

Los síntomas pueden ocurrir al final de un día inusualmente caluroso, posterior a ejercicio físico prolongado o después de un tiempo prolongado de estar en posición vertical:

    • Sensación de pesadez en el testículo.
    • Infertilidad.
    • Atrofia o contracción testicular.
    • Venas dilatadas que se detecta directamente o con la palpación.

Su detección y tratamiento lo debe definir un urólogo.

Criptorquidia

Tener criptorquidia significa que el o los testículos no se encuentran dentro de la bolsa escrotal, debido a que durante la vida en el útero fue interrumpida la ruta de descenso que lo(s) conduce hasta el escroto. Se presenta con mayor frecuencia de un solo lado, aunque en raras ocasiones puede presentarse de ambos lados. El principal signo de la criptorquidia es la ausencia del o los testículos dentro del escroto; es decir, se palpa la bolsa vacía.

Un 3.4% de los recién nacidos lo tiene y en la mitad de éstos los testículos descenderán dentro del primer mes de vida.

Una de las graves consecuencias de la criptorquidia es la relación que tiene con el cáncer de testículo, ya que 10% de los pacientes que padecen cáncer testicular tienen historia de criptorquidia. El cáncer testicular es de 35 a 48 veces más frecuente en los testículos mal descendidos que en los situados normalmente.

Es sumamente importante que los papás verifiquen que los testículos de sus hijos se encuentren dentro del escroto y que sean fácilmente palpables a más tardar en el primer año de vida. En caso contrario es urgente consultar a un urólogo certificado para la correcta evaluación y manejo del paciente con el objeto de evitar consecuencias a futuro.

¿Te quedaste con dudas?

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (6 votes, average: 4,17 out of 5)
Loading...