Criptorquidia en bebés

Redacción bbmundo · 8 diciembre, 2014

Conoce sus causas y no dejes de consultar a su pediatra.

El término criptorquidia significa que el o los testículos no se encuentran dentro de la bolsa escrotal debido a que durante la vida intrauterina fue interrumpida la ruta de descenso que lo(s) conduce hasta el escroto. Se presenta con mayor frecuencia de un solo lado, aunque en raras ocasiones puede presentarse de ambos. Su signo clínico principal es la ausencia del o los testículos dentro del escroto; es decir, se palpa la bolsa vacía.

Puede presentarse en los recién nacidos y en prematuros en un porcentaje de 3.4%. A la mitad de ellos les podrán descender espontáneamente dentro del primer mes de vida.

Las causas de este trastorno son:

  1. Anormalidad del Gubernaculum Testis. Esta estructura es un cordón que se encuentra unido del testículo al escroto y que sirve como guía para el correcto descenso
  2. Defecto testicular intrínseco. Significa que el testículo tiene una falla que le impide responder a las hormonas, lo cual incide en que muchos pacientes con criptorquidia sean estériles incluso cuando se da tratamiento adecuado relativamente a tiempo

Los testículos normales deben localizarse dentro de la bolsa escrotal; es decir, fuera de la cavidad abdominal ya que necesitan 1ºC por debajo de la temperatura corporal para producir espermatozoides en adecuada cantidad y de buena calidad.

Diferentes estudios han demostrado que los testículos fuera del escroto sufren daño en su ultraestructura. Rápidamente (en el primer año de vida) se acumula colágeno de forma masiva, lo que puede producir esterilidad debido a la nula producción de espermatozoides.

Otra de las graves consecuencias de este padecimiento es la relación que guarda con el cáncer de testículo, 10% de los pacientes que lo padecen tienen historia de criptorquidia. El riesgo de malignización de un testículo que se queda dentro del abdomen es de 1 en 20 y si se queda dentro de la ingle es de 1 en 80. Las estadísticas internacionales de la especialidad señalan que el cáncer testicular es de 35 a 48 veces más frecuente en los testículos mal descendidos que en los situados normalmente.

Según los datos mencionados con anterioridad, es sumamente importante que los papás verifiquen que los testículos de su hijo se encuentren dentro del escroto y sean fácilmente palpables a más tardar en el primer año de vida del niño. En caso contrario es urgente consultar a un urólogo certificado para la correcta evaluación y manejo del paciente con el objeto de evitar consecuencias lamentables a futuro.

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 2,50 out of 5)
Loading...