Los bebés necesitan grasas

Redacción bbmundo · 14 julio, 2015

Incluye en su dieta las grasas que necesita más que nunca para pensar, aprender y desarrollarse bien.

Durante los primeros seis meses de vida las grasas son la principal fuente de energía – proporcionan aproximadamente el 50 % de la energía consumida – y son además fuente de ácidos grasos esenciales indispensables para un buen crecimiento físico y para el desarrollo del sistema nervioso.

La falta de nutrientes esenciales antes y durante el embarazo puede afectar el desarrollo del cerebro durante la etapa de la lactancia y la infancia. Por ejemplo, consumir suficientes grasas esenciales es importante para el desarrollo cerebral del feto. La grasa es importante para el desarrollo del cerebro. La leche materna y la fórmula son buenas fuentes de grasa para los lactantes.

Construcción cerebral

La formación del cerebro empieza en el embarazo cuando se crean las neuronas del bebé. Tan sólo 30 días después de la fecundación, el feto ya tiene tres pequeños bultos que son el cerebro y la médula espinal. Es por ello que el ácido fólico en esta etapa es muy importante.

 La mayoría de las neuronas surgen entre el cuarto y séptimo mes de embarazo. Éstas se van interconectando entre sí durante el embarazo a toda velocidad, tanto que el recién nacido logra tener trillones de conexiones en el cerebro cuando nace.

En los primeros años las neuronas se mielinizan, es decir, se cubren de una capa de grasa llamada mielina que sirve de aislante y que se encarga de la transferencia de mensajes entre las neuronas. Por eso se cuida tanto la cabeza del bebé en los primeros meses, ya que el cerebro tiene la máxima plasticidad hasta los 3 años de vida, hasta el punto de que algunas regiones del cerebro podría realizar funciones de otras zonas.

Durante el primer año se desarrolla la máxima inteligencia emocional que se puede tener, es decir, empiezan a imitar a los padres, así que es importante que vean en ellos una correcta alimentación. A este período se le llama proceso de afinamiento.

A los seis años de vida se da la maduración de los lóbulos frontales lo que permite al niño tener control de sus habilidades cognitivas. Este desarrollo hace referencia a la percepción, el pensamiento y el aprendizaje humanos. La nutrición, los genes y las experiencias, en conjunto, influyen en el desarrollo cognitivo del niño. Muchos estudios de investigación han reconocido la importancia de la nutrición en el aprendizaje.

DHA y ARA

La carencia de DHA (ácido docosahexaenoico) y ARA (ácido araquidónico o ácido eicosatetraenoico) se manifiesta por signos específicos, falta de crecimiento, lesiones cutáneas, menor pigmentación de la piel, pérdida de tono muscular, cambios degenerativos en el riñón, pulmón e hígado, aumento en el metabolismo basal, alteraciones en la permeabilidad de las células, trastornos en el balance de agua y es más propenso a infecciones.

aaa

Hechos

  • 1 feto puede llegar a generar 250,000 neuronas por minuto
  • Un bebé nace con 100 millones de neuronas
  • A los dos años de edad el cerebro tiene el 7% del tamaño adulto del cerebro y a los 6 años el 90% del tamaño definitivo, a esta edad se da por concluido el desarrollo cerebral
  • En el primer año de vida, el contenido de grasa del cuerpo del niño aumenta desde un 16 % al momento de nacer hasta un 25 % a los 12 meses

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 3,67 out of 5)
Loading...