Soy mamá y esposa

Graceland · 26 mayo, 2017

Toda mamá debe entender que de nada sirve ponerse metas tan altas ni sacrificar tanto.

familia

Son las tres de la mañana y el bebé está despierto. Toda la noche me he despertado para atenderlo, voy y vengo. Al día siguiente, la mañana igual, un ir y venir, entre sus comidas, jugar, arreglar la casa, brindarle toda la atención, atenderlo, amarlo.. y lo demandante que es ser mamá.

Así mi día, mis días. Por la noche llega mi esposo y quiere platicar, mi ánimo está por los suelos, estoy cansada, la verdad solo quiero dormir. Mientras él habla intento dormir al bebe, trato de escuchar lo que me cuenta; cómo estuvo su día, si le fue bien o mal. Mi mente está en otro lado, estoy soñando, a veces ni sueño, solo estoy como en stand by, viendo al infinito o a la nada.

El cansancio se ha apoderado de mi, literal vivo como zombie, pero logro terminar mi día triunfante, pendiente de mi pequeño y de mi esposo. Y esta rutina se repite y se repite. Día tras, día, mes tras mes.

Otros días cuando alguno de mis hijos está enfermo, el estrés escala dos rayitas más, me preocupo tanto que me duele el estomago de nervios, pero mantengo la calma, el control para que todo salga bien. Los amo tanto que no quiero verlos sufrir.

También amo a mi esposo, lo quiero ver feliz y quiero que estemos bien, pienso que esto pasará y que de nuevo seremos como antes, como novios regalándonos mucha atención el uno al otro, pero por hoy debo priorizar, pensar en mis hijos.

Los días que estoy muy cansada me da pena decirle que no tengo ganas de que pasemos tiempo a solas, que me de chance. Me da miedo que piense que no lo deseo, que no lo quiero. No es así, simplemente mi cuerpo está en modo bulto, sin fuerza, sin energía.

Sé que el me entiende, pero espero tanto de mí misma, de lo que debo ser como mamá y como esposa que algunas veces siento que no doy el ancho. Es tan difícil cumplir con las expectativas puestas por mí y la sociedad que a veces cansa.

No nos pongamos metas tan altas, no es necesario. Compartamos responsabilidades en casa, no nos desgastemos con la pareja, hablemos con ellos, seamos equipo y seguro de esa manera saldremos a flote y lo mejor; más relajadas y felices.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (7 votes, average: 3,43 out of 5)
Loading...