Cracterísticas de los buelos tóxicos

Nancy Steinberg · 24 junio, 2015

Ellos quieren mucho a tu hijo pero a veces pueden ser nocivos para su desarrollo.

Seguro te apoyas en tu mamá o en tu suegra para que te cuiden a tu crío mientras trabajas o emprendes un proyecto. En ocasiones tu papá y tu suegro también desempeñan ese rol y ustedes como papás no podrían estar más contentos, seguros y confiados de que el niño esté en buenas manos.

En muchísimos casos sucede esto, pero hay otros (nada aislados) en que los abuelos son una verdadera tortura que genera conflictos y confusiones en los niños, aunque tengan las mejores intenciones de protegerlos.

4 tipos de cuidado

  1. Los metiches
    No resisten señalarte todo lo que haces mal y siempre saben más que tú… Claro, desde el punto de vista de lo que se hacía en los años setenta

  2. Los competidores
    Son los que están atrapados en una continua carrera por demostrar superioridad. Todo parece un buen pretexto para iniciarla: quién fue el primero en verlo gatear, quién le dio el mejor regalo o a quién quiere más

  3. Los desapegados
    Existe un grupo que se involucra lo menos posible en la vida del niño, por lo menos mientras crece. Parecen hacer justo lo contrario de lo que esperabas de ellos y sientes que le hacen falta a tu hijo

  4. Los abusivos
    Cuando los padres autoritarios o violentos se vuelven abuelos, con frecuencia caen en esta categoría. Se trata de gente física o emocionalmente manipuladora o con la que es muy difícil establecer relaciones sanas

Daños típicos

En términos generales, repiten muchas de las acciones que llevaban a cabo con sus hijos cuando éstos eran pequeños, pero ahora lo replican sin importarles la forma en que ellos desean educar a sus propios críos.

Imagina que tú y tu pareja son nuevos padres: tienen una idea bastante clara acerca de lo que les gustaría para su hijo y entonces llega el abuelo tóxico que:

  • Descalifica todo lo que ustedes hacen y no respeta las reglas que han creado
  • Los trata como si fueran un par de niños más ¡y lo hace frente al nieto! (en especial si eres una madre soltera o vives con ellos)
  • Castiga y golpea a tu hijo, aun cuando ustedes lo evitan y se lo han pedido de forma explícita
  • Reprueba su conducta, repitiendo el mismo patrón de cuando tú eras pequeña
  • Tu suegra parece empeñada en descalificarte frente a tu esposo, hasta llegar a la creencia ridícula de que, si se divorcian, ella recibirá la custodia de los nietos
  • Fuma delante del bebé o toma alcohol cuando se ha quedado a su cuidado

Sé sincera

Si te encuentras en esa situación, estos puntos podrían ayudarte a contestar qué prefieres: que tu hijo conozca a sus abuelos, aun cuando no te gusta su forma de ser, o preferirías que no conviva con ellos. Responde sin mentir lo siguiente:

  1. ¿Cómo es actualmente la relación con tus papás?
  2. ¿Has hablado con tus padres acerca de la forma en que quisieras criar a tu hijo?
  3. ¿Notas alguna diferencia entre tu opinión y la suya en aspectos claves de su educación?
  4. ¿Cuando piensas en la forma en que tus padres te criaron, los recuerdos que rescatas son más bien agradables o desagradables?
  5. Si tus recuerdos son más bien negativos, ¿consideras que ellos han cambiado con el tiempo? ¿Que podrían modificar o desearías que corrijan?
  6. ¿Sientes que la presencia de tus padres o los de tu esposo en la vida de tu crío tiene influencia positivia o negativa?
  7. ¿Tú y tu pareja han platicado acerca del tipo de personas que quieren alrededor de él?
  8. ¿Ellos respetan las reglas y los límites que como padres han elegido para su casa?
  9. ¿Aceptan sus peticiones en la forma de tratar, guiar y corregir a tu hijo?
  10. ¿Te sentirías cómoda dejándolo a su cuidado, sin preocuparte de que pudieran hacerle algún daño?

En ese caso la situación no es fácil y quizá necesites el apoyo de un especialista para tomar la decisión adecuada. Recuerda: si tienes dudas y te sientes atrapada entre un abuelo tóxico y tu hijo, tu inclinación siempre deberá ser hacia el niño.

Es difícil perder las esperanzas, de que, con la llegada de los nietos, los abuelos cambien. Por supuesto es posible, pero requiere tomar conciencia de la conducta y trabajar de forma personal y profunda, lo cual pocas personas están dispuestas a hacer.

No pierdas de vista que lo importante es el bienestar de tu hijo. Puedes tener el deseo de regalar a tus padres la presencia de sus nietos, y darle a tu crío un par de abuelos amorosos, pero evalúa si en verdad lo son. Aunque quieras recibir ayuda de mamá o el consejo de papá, en ocasiones es más sano evitar su contacto frecuente.

Hechos

  • 86% de la mamás solteras deja a su hijo al cuidado de sus padres y éstos son los que suelen “educar” a su manera al niño
  • Los hay de todo: metiches, competidores y hasta desapegados pero los peores son los que abusan física o verbalmente del niño y sus padres
  • Tres problemas dominan los pleitos entre padres y abuelos: respeto de las funciones, toma de decisiones y las reglas que la pareja joven ha elegido en relación a la crianza de sus hijos
  • En México, 62% de los niños es cuidado por sus abuelos (maternos en su mayoría). De ellos, el 42% se queda hasta 12 horas en casa de ellos porque sus padres trabajan

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (22 votes, average: 4,59 out of 5)
Loading...