Si dijo “Te odio”, lo estás haciendo bien

Redacción bbmundo · 1 marzo, 2016

Aunque no lo creas, estas dos palabras son un indicador de que algo estás haciendo bien.

Todas las mamás saben que puede llegar un día en que su hijo de 3, 4 o más años, después de un berrinche o regaño, diga: “Te odio”. Y es que hasta nosotros quizá alguna vez se lo dijimos a nuestros papás. Esto no quiere decir que esté correcto, pero es un indicador de que seguramente estás haciendo las cosas bien. Suena difícil de creer, ¿no?

Las mamás y papás somos cunas, columpios, amigos y compañeros de juegos y aventuras. Pero somos algo todavía más importante: padres. En nosotros está el poder de poner límites, reglas y educar con valores. Por eso, cuando tu crío te dice muy enojado “Te odio”, lo estás haciendo bien pues sabe (pero aún no acepta) que hay límites y debe cumplirlos. Si no los tuviera y pudiera pedir y hacer cuanto quisiera, ten por seguro que nunca lo escucharías y no estarías leyendo este artículo. Sin embargo, sabemos que sí y que puedes ponerte un poco sensible al oírlo, por eso:

  • Enséñalo a definir sus emociones. Para Sal Severe, autor de Cómo comportarte bien para que tu hijo también lo haga, los niños sienten decepción y desesperación que no saben controlar cuando sus papás les niegan algo que desean y su manera de expresarlo es muchas veces diciendo “Te odio” o “Ya no te quiero”. Sigue estos tips para guiarlo
  • No cedas ante sus berrinches. Lo peor que puedes hacer para evitar un #TeOdioMami es cumplirle todo y convertirlo en un tiranito. Déjale en claro que “no es no”, pero no porque no quieras, si no porque no se puede o no es el momento.
  • Entiéndelo. Es común que cuando le dices que no haga algo indebido o que no le vas a cumplir el capricho de comprarle el juguete carísimo, su pequeña boca lo diga altísimo. Justo la labor como papás es dirigirlos en la dirección correcta y es normal que cuando empiezan a sentirse independientes de nosotros, “odien” que los guiemos. Te interesa: Detrás del enojo
  • Dale opciones. No le puedes dar helado si está enfermo pero se lo puedes cambiar por gelatina. No se pueden quedar más tiempo pero sí regresar otro día. Se firme y déjale en claro que lo que dices tú es por su bien.
  • No te lo tomes tan en serio. Recuerda que está aprendiendo a expresar lo que pasa y dice mientras actúa al mismo tiempo. Ten por seguro que en ningún momento siente eso que exclamó y te sacó una que otra lágrima -o cana- . No te odia y te quiere mucho. 
  • Jamás le digas “Yo también”. Ignorarlo no es opción pero tampoco seguirle la corriente. Puedes intentar: “¿A sí? ¿Por qué lo dices?” Que te vea calmada en todo momento para que cuando se le pase el coraje puedan platicarlo.

Una de las cosas más importantes es que aunque tú tengas muy en claro que no lo dice en serio, le expliques que decir “Te odio” no es forma de expresarse. Enséñale a decir “Me enoja”, “Me entristece”; pero déjale en claro siempre que si le limitas algunas cosas o le llamas la atención es porque lo quieres y deseas lo mejor para él.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (24 votes, average: 4,54 out of 5)
Loading...