¿Qué rol ocupa mi hijo de acuerdo a las Constelaciones Familiares?

Melissa Espinosa · 7 junio, 2018

¿Sabías que todos cargamos un ADN emocional? Conoce cómo heredaste esto a tus hijos y de qué manera influye en su rol, de acuerdo a las Constelaciones Familiares.

que-rol-ocupa-mi-hijo-de-acuerdo-a-las-constelaciones-familiares-02

¿Habías escuchado hablar sobre los roles que los hijos tienen de acuerdo a su posición en la familia? En bbmundo quisimos explorar la postura de la terapia a través de las Constelaciones Familiares y esto fue lo que encontramos.

 

Las Constelaciones Familiares y los roles familiares

 

 

¿Qué son las Constelaciones Familiares?

Para empezar con el pie derecho, primero entendamos que esta técnica fue desarrollada a mediados de los 90, por el teólogo alemán, Bert Hellinger, quien habla sobre la existencia de patrones familiares destructivos que inconscientemente nos lleva a sensaciones como la depresión, la ira, la culpa o hasta enfermedades físicas como forma de penitencian familiar.

Las Constelaciones Familiares, es una forma de terapia que se puede vivir de manera simultánea con la energía del alma que permite romper los patrones para que el ser humano tenga una vida más sana y más plena, descubriendo estas dinámicas ocultas que trae la familia de cada uno.

 

¿Y los hijos?

 

Para conocer más a fondo de qué manera influye nuestra historia familiar en nuestros hijos, entrevistamos al especialista en trauma y maestro en Terapia Familiar, César Corona quien nos explicó los roles que juegan los hijos de acuerdo a la posición que tienen en la familia:

 

Primero nos habló sobre los tres ejes de los que parte la terapia familiar:

 

1. Todas las dificultades y bendiciones emocionales tienen un origen relacional. Es decir, el niño no nace de la nada, nace en relaciones y crea su personalidad y su percepción del mundo de acuerdo a cómo es tratado de pequeño. En los primeros tratos se puede crear las formas más padres o las más dolorosas.

2. Todo tiene una historia y las historias provienen del pasado. Entonces, como papás vemos  las historias de nuestros ancestros y cómo esas anécdotas repercuten en nuestro presente. Para cuando un niño hace, nace con una herencia de ADN emocional.

3. Las experiencias que tenemos nos crean un mapa del mundo, mismo que después será reflejado en nuestras experiencias. Por ejemplo: si a un niño lo hacen sentir como el más feo de la casa, se crea en su mente un mapa del mundo. Puede que no sea feo pero, inconscientemente hará todo para que eso sea real.

Tomando estos ejes entendemos que, de acuerdo a como va naciendo cada niño, ninguno nace en la misma familia, aunque así sea, ¿cómo es esto? Pues el contexto es diferente. Un ejemplo:
El primogénito nace cuando el papá recién empieza a trabajar. El segundo cuando es gerente de una empresa y el tercero es cuando ya es director. Aunque es el mismo papá, cambian las experiencias porque la personalidad del papá es diferente en cada etapa. Lo mismo con la mamá, no es lo mismo tener hijos a los 18, a los 25 que a los 31 años.

Revisa: ¿Cómo le afectan los gritos a tus hijos?

 

De acuerdo al nacimiento de cada niño, se realiza una estrategia

Analizando la historia de los padres, notaremos que dependiendo del número de hijo que es, la persona eligirá una de las tres estrategias:

1. Una repetición literal de la historia donde vemos que si el abuelo está deprimido, también el papá y también el hijo. El abuelo es violento, el papá y el hijo también.

Es como si los padres nos dieran de manera inconsciente ciertos roles y nos dijeran tú harás lo que no logré.

2. Estrategia compensatoria, donde el hijo hace todo lo opuesto. Ejemplo: Abuelo y papá violento, hijo cero violento. Abuela y mamá pobre, hija súper exigente con el dinero.

3. Hiper complacencia hacia los padre. Si mis papás han sufrido, yo estoy basado en sus necesidades. Ejemplo: Abuela pobre, padre pobre, hijo que se queda a vivir en casa y trabaja para solventar a su padre.

 

Te puede interesar: 10 razones por la que es bueno tener hermanos

 

Hay una danza compleja que se llama Epigenética, es decir una danza entre lo genético y la creación del ambiente. No hay nada puramente del ADN pero tampoco de la crianza, es una mezcla. Cada niño tiene una configuración especial.

Los primogénitos casi siempre tienen mayor atención por ser los primeros. Se cree que cargan más con el ADN emocional del padre. No importa si es niño o niña. Cuando el niño nace hay que analizar el contexto en el que lo hace: si es deseado o no, si los papás tienen o no posibilidades para mantenerlo.

El segundo niño carga la repetición de la historia de la madre. Habría que analizar la historia de ella. Pero casi siempre retoman la segunda estrategia, la compensatoria.

Los terceros casi siempre son los encargados de unir a la pareja. Podemos ver qué ha pasado entre los padres y que muchos de estos niños nacen después de los papás han tenido un problema fuerte. En su caso retoman el tercer eje, la hiper complacencia.

 

Y…Los juguetes y los roles de género

 

Situaciones extra

-Cuando el papá no está, el tercer hijo adopta el papel del padre.

-Cuándo hay más de tres hijos el ciclo se repite, el cuarto es como el primero, el quinto del segundo y así.

¿Cómo romperlo?

 

La primer forma es que el niño encuentre un tutor amoroso. Casi siempre hay una persona que nos enseña que la vida es diferente: puede ser la abuela, la maestra de la escuela, un tío.

 

Toma conciencia

 

Como papá si ya te diste cuenta que estás replicando, entonces lo mejor que puedes hacer es curar sus propias heridas. Preguntarnos si nuestros hijos están cumpliendo su rol de hijo y están decidiendo el ritmo de su vida o están replicando mi ejemplo.

Una vez que lo sé, nos toca encontrar un tutor para uno mismo para ver la vida de una manera diferente. Puede ser un terapeuta, un coach, o grupo de iglesia, entre otros. El punto es ser y crear adultos conscientes, es decir:

  1. Aquél que aprende a ver más por sí mismo y sus necesidades, que por las de los demás.
  2. El que aguanta la culpa del éxito y del bienestar y  se atreve a hacerlo diferente, no por rebeldía sino porque nota que eso le funciona mejor.

 

También: Si perdiste el control… aún no eres la peor mamá

 

 

César Corona, psicoterapeuta, psicólogo, cuenta con una maestría en terapia familiar y es especialista en trauma.  Actualmente labora en Constelaciones México (San Luis Potosí 37, Cuauhtémoc, CDMX).

Constelaciones México ofrece terapia individual y grupal, formación en Constelaciones Sistémicas, cursos, talleres, seminarios especializados y eventos internacionales.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (6 votes, average: 3,50 out of 5)
Loading...